jueves, 31 de mayo de 2018

Radio Materialista - Episodio 55 (Especial sobre 'Mayo del 68' en los Encuentros en el lugar 2018)

Nuevo episodio de Radio Materialista con Iván Vélez, presentador y organizador de los «Encuentros en el lugar» en Carrascosa de la Sierra (Cuenca), Marcos Rico Márquez y Miguel Ángel Castro Merino.

El sábado 26 de mayo de 2018 Iván Vélez en su población natal, Carrascosa, un bello pueblo de pocos habitantes abrigado en la Serranía Alta de la provincia de Cuenca, inauguraba por decimocuarta vez los «Encuentros en el lugar». El tema de este año era «Mayo del 68», la cadena de protestas que tuvo lugar casi simultáneamente en varios países en torno a un foco central: París. ¿Qué fue «Mayo del 68»? ¿Tuvo algún alcance político? ¿Podemos establecer unas líneas maestras entre «Mayo del 68» y las izquierdas indefinidas actuales? ¿Qué impelió a esos jóvenes alumnos a lanzarse a la calle y paralizar todo un país? ¿Por qué cincuenta años más tarde seguimos analizando este fenómeno, a pesar de que casi todo el mundo hoy en día afirma que allí, en esa época, no sucedió nada?

Marcos R. Márquez presentó unos minutos después del mediodía la conferencia «De Mayo del 68 a las izquierdas indefinidad actuales», donde trataba de establecer una conexión entre aquel fenómeno y lo que Gustavo Bueno llamó «izquierda fundamentalista», aunque en verdad el fenómeno, como comentaba el ponente, desbordó también las izquierdas indefinidas hasta llegar a una completa ecualización.

La segunda conferencia que cerró el ciclo fue «Razón y corazón en Mayo del 68» de Miguel Ángel Castro Merino. Aprovechando los amplios conocimientos en Psicología, Miguel Ángel repasa todas las combinaciones posibles entre la razón y el corazón y trata de ver qué fue, desde esa perspectiva, «Mayo del 68». Dos escalas distintas para abordar el mismo asunto: la escala política que analizaba Marcos y la escala psicológica que prefería Miguel Ángel.

Pronto subiré los vídeos de las conferencias en cuanto los tenga editados.





Descargue la conferencia de Marcos R. Márquez desde Google Drive.





Descargue la conferencia de Miguel Ángel Castro Merino desde Google Drive.

* Grabado el 26 de mayo de 2018.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Radio Materialista - Episodio 54 (Tesis doctoral de Daniel López).

Defensa de la tesis doctoral de Daniel López «Materialismo y espiritualismo: la crítica del Materialismo Filosófico al Marxismo-Leninismo». Tuvo lugar el 7 de marzo de 2018 a las 11:00 AM  en el «Aula de Grado» de la Facultad de Filosofía de Sevilla. En el tribunal estuvieron Francisco Rodríguez Vall (Universidad de Sevilla), Antonio Gutiérrez Pozo (Universidad de Sevilla), Walter Federico Gadea (Universidad de Huelva), Jesús González Maestro (Universidad de Vigo) y Gustavo Bueno Sánchez (Universidad de Oviedo). Daniel obtuvo la calificación de «sobresaliente cum laude».




Descargue el episodio desde Google Drive.

Entrevista a Daniel López tras la defensa de su tesis.





Descargue la entrevista desde Google Drive.


La editoral Pentalfa publicará un libro de Daniel López basado en los contenidos de su tesis doctoral. En él se ampliarán algunos capítulos como el que trata el materialismo político, la vuelta del revés desde el Materialismo Filosófico al Maxismo-Leninismo y el mito de la revolución mundial. La fecha de publicación aún no se conoce.

Escuche la entrevista a Gustavo Bueno Sánchez tras la defensa de la tesis de Daniel:





Descargue la entrevista de Gustavo Bueno Sánchez desde Google Drive.

Escuche la entrevista a Jesús G. Maestro:





Descargue la entrevista a Jesús G. Maestro desde Google Drive.

Descargue la tesis doctoral de Daniel López desde Google Drive.

* Grabado el 7 de marzo de 2018.

domingo, 18 de febrero de 2018

Radio Materialista - Episodio 53 (La Inteligencia Artificial).

Nueva edición de Radio Materialista donde analizamos el poliédrico asunto de la Inteligencia Artificial (IA). En la introducción de este episodio hemos contado con un interesante análisis escrito de la problemática de la IA a cargo de Javier Pérez Jara. En la tertulia han participado David Alvargonzález, Héctor Ortega y Carlos Javier Blanco.

En el sintagma Inteligencia Artificial (IA) hay dos palabras que, por separado, pueden llevarnos a muchas definiciones. ¿Es inteligencia lo que supuestamente tiene un robot o un ordenador avanzado? ¿Genera procesos psíquicos un ordenador?

Nuestros invitados parten de la distinción entre la inteligencia artificial fuerte (IAF) y la inteligencia artificial débil (IAD). Se trataría de saber si la inteligencia es emulable de alguna manera. Carlos hace también un repaso por los tres ejes del espacio antropológico (radial, angular y circular) para ver las implicaciones de las tecnologías de la IA. También se comentan las distorsiones de orden antropológico y ontológico que conlleva la IA. Héctor recuerda que la IA hasta la fecha son hombres que controlan a otros hombres. Quizá se esté intentando establecer una dialéctica errónea, que esconde aviesas intenciones, entre el hombre y la máquina. Las máquinas están diseñadas por unos grupos humanos contra otros.

Uno de los aspectos más inquietantes de cara al futuro es la implantación de chips en el cerebro y otras partes del cuerpo que harían que un ser humano tuviera ciertas características de robot. Estamos hablando de los «cyborgs». Cabría preguntarnos si estos nuevos individuos seguirían siendo de la misma especie biológica, o podríamos hablar de otra especie derivada de aquella como evolución del «homo sapiens sapiens». También preguntamos a nuestros tertulianos por las implicaciones de estos nuevos individuos.

David cree que hay varios criterios para diferenciar a las máquinas de los organismos vivos, como por ejemplo la reproducción, el diseño (las máquinas están diseñadas y los organismos vivos no), la forma de apagar una máquina que no es posible en un organismo vivo, &c. En el caso de los «cyborgs» Carlos advierte contra el intento de modificar la Idea de hombre y de persona con este asunto de la IA. Carlos analiza los motivos. Héctor cree que esta mitología esconde proyectos industriales con ciertas nematologías y cita algún ejemplo. David habla de un desdoblamiento del eje circular.

Héctor es coordinador de Agrupación de Servicios Técnicos y Administrativos, que incluye a las ingenierías, mutuas, sociedades de prevención, seguros, consultorías, telemárketing, asesorías, despachos, registros y nos comenta que este debate está llegando al mundo laboral. Una consecuencia de la «tecnologización» del trabajo y la aparición de la IA es el control casi total del trabajador con estas nuevas tecnologías, que crean cuadros psicológicos de estrés en los trabajadores. ¿Hasta qué punto las nuevas tecnologías informáticas y la IA están modificando el panorama laboral?

Héctor habla de una «cosificación» del trabajador y cita varios ejemplos. A David le recuerda este problema a la vieja problemática de la mecanización de la industria, que originaba unos problemas y resolvía otros. La automatización genera paro por una parte, pero a la vez evita los trabajos monótonos y tediosos. Carlos afirma que las nuevas tecnologías están haciendo daño en la enseñanza: por ejemplo, cuando un profesor le dice a un alumno que la información está en Internet y no es necesario memorizarla. Héctor destaca que las nuevas tecnologías están llevando al trabajador a una competencia brutal, un trabajador que se ve sometido a un control «orwelliano».

Supongamos por un momento que los robots alcanzasen un grado de sofisticación tal que pudieran moverse autónomamente, tomar decisiones más o menos libres, trabajar, &c. ¿Qué tipo de problemas podría plantear esto en nuestras sociedades? ¿Podría tener derechos laborales y de otro tipo un robot con una inteligencia que le llevara a tomar decisiones e incluso opinar? Si hay animalistas que tratan de otorgar derechos a los animales, no sería de extrañar que se plantease un problema similar pero en los robots. Incluso si nos atenemos a los híbridos entre humano y robot, podría surgir un rechazo desde los humanos -vamos a llamar no modificados- a los nuevos híbridos o «cyborgs».

David niega que a un robot se le pueda considerar como un humano, ni siquiera como a una mascota. No cree David que una máquina, aunque superase el «test de Turing», tuviera contenidos segundogenéricos. Carlos habla de las categorías de control, dominación y sumisión. Fenomenológicamente, los robots podrían controlarnos, dominarnos y, eventualmente y en un futuro incierto, someternos. «Estamos perdiendo autonomía como individuos», sentencia Carlos. Héctor insiste en que detrás de las nuevas tecnologías, tras los robots hay humanos. Luego en verdad estaríamos hablando de unas sociedades que luchan dialécticamente contra otras. La nueva mitología tiende a desdibujar esa dialéctica que un materialista, para quien la Idea de Hombre no es la de los Derechos Humanos sino la de la dialéctica entre los grupos humanos, no debe pasar por alto. Detrás de los grandes nódulos de Internet hay Estados que tienen sus intereses y pueden controlar la red con mucha mayor eficacia que otros Estados.

David interviene para decir que siempre detrás de los robots y superordenadores hay humanos. Utiliza el ejemplo de una máquina que juega al ajedrez como «Deep Blue», el ordenador que se enfrentó al campeón ruso Gary Kasparov. En rigor no se enfrentaban un hombre y una máquina, porque tras «Deep Blue» había el trabajo de muchos hombres que programaron la máquina para ganar.

Finalmente, Héctor centra el asunto de la IA en la política. «Donde llegan tus máquinas, llegas tú», dice Héctor. Pero las máquinas de un Estado se topan con la potencia de las máquinas de otro país enemigo. Establecer las claves de esta dialéctica tras la mitología del «hombre-máquina» aporta otra clave interesante para entender la Inteligencia Artificial.




Descargue el programa desde Google Drive.

*Grabado el 18 de febrero de 2018.


sábado, 13 de enero de 2018

Radio Materialista - Episodio 52 (El aborto, parte II).

Segunda parte del programa especial sobre el aborto en Radio Materialista. Nos acompañan tres filósofos: Íñigo Ongay de Felipe, David Alvargonzález y Pablo Huerga Melcón. Nuestros filósofos disertan sobre el aborto desde la teleología orgánica del Materialismo Filosófico. Pronto subiré el resumen del programa.

Descargue el programa desde Google Drive.

* Grabado el 13 de enero de 2018.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Radio Materialista - Episodio 51 (El aborto).

En este episodio de Radio Materialista sobre la cuestión del aborto contamos con dos invitados: David Alvargonzález y Sharon Calderón.

Primero preguntamos si la llamada «ley de plazos del aborto» o Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo», es compatible con el Materialismo Filosófico (MF). David distingue dos escalas: ética (individual y distributiva) y política. «Cualquier cosa que mate o ponga en peligro ese individuo que está en curso sería «antiético» de acuerdo con los principio de la Ética». Sin embargo, desde la escala política, basada en la prudencia, el análisis cambia. David parte de la idea que relaciona el aborto con el control de la natalidad. Entonces, si establecemos un orden basado en los costos y otros problemas, el infanticidio sería lo menos deseable. El siguiente procedimiento sería el aborto, que sigue siendo costoso y plantea algunos problemas. Por último, el método menos costoso y, por consiguiente, el más prudente desde las coordenadas políticas, sería el anticonceptivo. David hace hincapié en que las políticas restrictivas contra el aborto no son la solución porque siempre las mujeres encontrarán clínicas clandestinas para abortar en condiciones peligrosas o viajarán al extranjero para abortar. Así que la acción política más bien habría que focalizarla en la prevención, la educación, la detección de los colectivos humanos donde hay más proclividad a los embarazos no deseados, &c.

La segunda cuestión que abordan nuestros invitados nos introduce de pleno en la teleología. Sabemos que la ley de plazos se oponía a la visión continuista de la ontogénesis. Así que preguntamos si tiene sentido establecer esos cortes o plazos. Una cosa es el aspecto ontogenético y otra, el ético (las normas éticas van dirigidas al individuo y no se aplicarían antes de la aparición de este). Entonces aquí la clave está en saber dónde establecemos el corte, dónde empieza el individuo. El proceso de la ontogénesis es continuo. Pero la norma tiene que establacer cuándo se puede matar a un organismo (no en la acepción de cuerpo dotado de todos sus órganos sino en la definición de «ser viviente» como los organismos unicelulares del tipo bacterias). Este gradualismo ontológico hay que hacerlo casar con la discontinuidad de la norma. Para David el individuo humano aparece cuando tiene una diferenciación celular tal que es imposible la gemelación. A partir de ese momento la escala ética impide la muerte del individuo. Sharon discrepa es este aspecto. David recuerda que una cosa es la escala ética y otra, la política, desde la cual se podría justificar, en aras de la prudencia, los abortos en ciertos supuestos.

Hay quienes entienden el aborto como un contenido propio de un programa de izquierdas. En cambio, Gustavo Bueno pensaba que esto es una consideración «totalmente gratuita y temeraria». Como también lo sería la identificación entre progresismo y aborto. Incluso Bueno decía que habría que ver el aborto «como un regreso o «retroceso reaccionario» a la época de la barbarie». Preguntamos a nuestros invitados qué relación habría -si es que la hay- entre el aborto y el progresismo. Desde la «izquierda sociológica» se defiende una Ley del aborto más extensa. En cambio los sectores de la «derecha sociológica» tienden a limitar los supuestos para el aborto, como recuerda Sharon. Otra cuestión es que en el terreno de la «realpolitik» al final el gobierno del PP no haya movido ni una letra de la «Ley de plazos del aborto» aprobada en los tiempos del PSOE, sin duda apelando a la prudencia política.

Algunos desde los sectores católicos más duros hablan de «asesinato» cuando una mujer aborta. Estos católicos razonan que si se supone que el feto es humano, matarlo entonces sería un homicidio. Para salir al paso de esto la ex ministra del PSOE Bibiana Aido dijo que el feto era un ser vivo pero no un ser humano. Estas declaraciones produjeron un gran revuelo. ¿Es comparable abortar con un homicidio como creen algunos? Gustavo Bueno decía que incluso un niño de dos años no era todavía persona -porque la persona se adquiere cuando se aprende a hablar según Bueno- pero no por eso se le podía matar. David y Sharon coinciden en que abortar no es asesinar. David habla de «matar a un feto» (con las implicaciones éticas que esto también podría tener) pero no de cometer un «homicidio». Sharon recuerda el Código Civil y afirma que tienen que transcurrir más de 24 horas fuera del útero materno para hablar desde el derecho positivo de «asesinato».



Descargue el programa desde Google Drive.

*Grabado el 18 de diciembre de 2017.

sábado, 21 de octubre de 2017

Radio Materialista- Episodio 50 (La Idea de Hispanidad).

Nuevo episodio de Radio Materialista sobre la Idea de Hispanidad. Nos acompañan Pedro Insua y Héctor Ortega.

Nuestros invitados comentan que la Hispanidad tiene dos sentidos. Primero como idea ligada al Imperio como hecho histórico que desborda la distinción entre izquierda y derecha. Segundo como celebración del «Día de la Hispanidad» en España que podría tener elementos nematológicos. Héctor recuerda que ver la Idea de Hispanidad desde la Idea de Nación, como se hace desde 1986, es un reduccionismo. Y es que la Hispanidad desborda las Naciones. Héctor va más lejos y afirma que la Idea de Hispanidad (transestatal) implicaría replantearse la Idea de Estado-nación europeo e incluso de soberanía. Unos Estados-nación que nacieron precisamente como reacción al Imperio español y todas sus instituciones históricas.

A continuación nuestros invitados se enzarzan en una discusión sobre la soberanía de los Estados en la moderna sociedad que cuenta con tecnologías muy «globalizadoras» como Internet y, en general, el desarrollo de las telecomunicaciones que posibilitan que personas que están en un país, se comuniquen estrechamente con otras muy lejanas y se sientan parte de determinados grupos o colectivos que no tienen nada que ver con el Estado donde viven. También Héctor cree que se difumina la soberanía de los Estados porque a veces esta rebasa las fronteras y entran otros factores: presión de terceras potencias hacia las empresas y los bancos de un Estado para dañar su economía, etc. Pedro sigue sosteniendo que el Estado se sigue definiendo por la soberanía porque, en última instancia, el Estado puede decidir plantar cara a quienes tratan de limitar su soberanía desde fuera. Héctor cree que esa coacción externa es suficiente para negar la soberanía. Pedro sigue insistiendo en que si tienes la posibilidad de plantar cara o aceptar a quien te quiere dominar, eso es una forma de decidir y ejercer la soberanía. Además, si las unidades básicas de la política no son los Estados-nación, ¿dónde la establecemos?, se pregunta Pedro.

¿Superaría la Hispanidad una hipotética desaparición de la «Madre Patria»? Nuestros tertulianos opinan que como la Idea de Hispanidad desborda cada una de las Naciones que la conforman, podría sobrevivir si una de ella desapareciera. Héctor además añade que España hay que entenderla desde Hispanoamérica y no al contrario.

A continuación, Héctor y Pedro tratan la relación de la Hispanidad y el indigenismo. Comentan los problemas de determinadas comunidades indígenas en algunos países hispanoamericanos y su integración en los Estados que a veces tratan de negar. Pedro ve en las exigencias a esos Estados que niegan una paradoja.

La formación de una hipotética plataforma política hispánica como alternativa a los bloques políticos de presión realmente existentes en el mundo, es el último asunto que nuestros invitados tratan. Ambos ven con buenos ojos esa posibilidad pero discuten los matices. Y es que habría que ver qué idea de Hispanidad se maneja en una alianza de ese tipo.



Descargue el programa desde Google Drive.

* Grabado el 21 de octubre de 2017.

jueves, 28 de septiembre de 2017

RADIO MATERIALISTA - EPISODIO 49 (CATALUÑA Y LA SOBERANÍA ESPAÑOLA).

En este episodio nos acompañan los filósofos del Materialismo Filosófico Joaquín Robles e Iván Vélez.

Nuestros filósofos empiezan criticando el llamado «derecho de autodeterminación» que conduce al αὐτο griego como elemento compositivo de una multitud de palabras, muchas de ellas de significado hueco. Nuestros filósofos ponen el ejemplo del barón de Munchhaüsen que, cuando se precipitaba en caída libre, se agarraba de su propio cabello para no caerse. Ese es el αὐτο griego. Absurdo para nuestros filósofos. Y es que nada se autodetermina. En todo caso se codetermina.

También los invitados critican la expresión «derecho a decidir» porque «si puedes decidir es que ya estás decidiendo», sentencia Robles.

Asimismo, los invitados reparan en el argumento lisológico. Y es que el «derecho a decidir» dependerá también del contenido, de la materia a decidir. Por ejemplo, no tenemos derecho a decidir democráticamente si queremos asesinar a alguien, o decidir democráticamente si Dios existe. Entonces aquí habría que ver también si el derecho a la soberanía de Cataluña es decidible o no. Nuestros filósofos lo niegan categóricamente porque la pertenencia a las Naciones es algo que viene dado históricamente. Son cuestiones totalmente objetivas, ajenas a nuestra voluble voluntad. Incluso partiendo de la posición más favorable para un independentista que odia a España y su historia, llevándola al terreno de la Leyenda Negra; si, como decimos, aceptamos que España es un país execrable, esto tampoco justificaría renegar de España porque, según Robles, la pertenencia a España es tan objetiva como el que tiene a un padre borracho, toxicómano y delincuente y no puede renegar de él porque la paternidad no se elige sino que viene dada. Así tampoco las Naciones se eligen, según nuestros filósofos. Además, la Nación no se identifica sólo con el presente sino con el pasado, o sea, con las generaciones que influyeron en nosotros sin que nosotros podamos influir en ellas. ¿Quiénes somos nosotros, nuestra generación, para acabar con una Nación que construyeron muchas generaciones anteriores y que también será el hogar de nuestros hijos y nietos?, se pregunta Robles. Además, Iván recuerda que las Naciones no son eternas pero cuando desaparecen esto sucede por las mismas causas históricas objetivas que se forman. Unas causas que son ajenas a nuestras voluntades.

A continuación, nuestros filósofos intentan ahondar en las causas del independentismo catalán. Aunque este fenómeno se remonta al siglo XIX, es en el régimen actual de 1978 cuando más vivo está. Iván destaca que las concesiones que realizó Aznar a Pujol para lograr el necesario apoyo parlamentario, unas competencias en educación que han servido para adoctrinar a muchos jóvenes catalanes en el independentismo, han catalizado este problema. También nuestros filósofos critican las palabras de Serrat que no suponen una crítica al independentismo sino, desde la escala del fundamentalismo democrático, denuncian un déficit democrático en el referéndum que no garantizaría que los resultados sean fiables.

Nuestros filósofos niegan que el referéndum se deba llevar a cabo porque este ya presupondría la soberanía que se quiere decidir en el referéndum. Sería una falacia de petición de principio. Además, «no se puede excluir al resto de españoles de una decisión que les afecta», destaca Robles, que además ni siquiera cree que la soberanía de España sea «decidible». Ahora mismo es muy complicado analizar si las medidas del Gobierno español son prudentes o temerarias. Como destaca Iván, hay que esperar los resultados de este proceso para calibrar el acierto o el error de las medidas gubernamentales. En lo que se muestran muy categóricos Iván y Joaquín es cuando afirman que el «procés» debe ser detenido cuanto antes, por cuanto podría llevar a la disgregación de otras regiones y la destrucción de España.

¿Podría contar el independentismo catalán con ayudas de terceras potencias como Rusia para debilitar un país estratégico de la OTAN como España, por la ubicación geográfica que tiene? Nuestros invitados no descartan completamente esa posibilidad pero se muestran escépticos en sus respuestas porque no hay suficientes pruebas para apuntalar ese argumento.

A continuación, los invitados analizan la posición de Podemos en este conflicto. Robles cree que es una izquierda indefinida «que se ha tragado la idea de que ser de España es de derechas y sin embargo sentirse de Cataluña, País Vasco o Extremadura es de izquierdas». Para Robles su electorado no vota desde la plataforma de España sino desde una metafísica humanidad. Por eso a Podemos le daría igual que desaparezca España. Simplemente habría que reubicar a los ciudadanos de la humanidad y ya estaría «solucionado» el problema. Pero la «humanidad» no existe. Entonces esto para nuestros filósofos sería un grave problema si un partido como Podemos un día gobernara, aunque Robles cree que entonces verían que la política real no es eso. Sufrirían una transformación como «Syriza» en Grecia, creen nuestros filósofos.




Descargue el archivo desde Google Drive.

* Grabado el 27 de septiembre de 2017.

miércoles, 28 de junio de 2017

Radio Materialista – Episodio 48 (Especial sobre Cataluña y el derecho a decidir).

Nuevo episodio de Radio Materialista sobre Cataluña y el llamado derecho a decidir. Participan Pedro Insua y Héctor Ortega.

Héctor sostiene que, más allá de los formalismos jurídicos, el hecho hace el derecho. Si los sectores independentistas de Cataluña tuvieran un día la suficiente potencia para romper la Nación española, o España no pudiera frenar su propio proceso interno de corrupción y descomposición, podría pensarse en una modificación constitucional de las leyes para desprenderse de Cataluña. Al final el hecho hace el derecho. Ninguna Nación es eterna. Pedro corrobora esta afirmación y señala tres posibles vías: la descomposición por fragmentación, la degeneración por corrupción y la invasión (incorporación a otra soberanía). Pero Pedro además se pregunta si Cataluña tiene derecho a la autodeterminación, «un concepto metafísico porque implica la causa sui», apostilla Pedro. Héctor le replica que «España entonces tampoco puede autodeterminarse». Pedro insiste en que la soberanía tiene sentido: «es hacer las leyes, hacer cumplirlas y castigar al que no las cumpla», asegura. Héctor entiende esto como formalismo jurídico. 

A continuación, Héctor y Pedro discuten sobre lo que significa la soberanía y la globalización en el siglo XXI. Para Héctor la soberanía es «potencia política». Claro, no es lo mismo la potencia política (o soberanía) de todos los Estados. Pedro opina que para medir esa potencia hay que partir de un criterio: «¿cuál es el sujeto de medida?». Pedro dice que el campo político de la soberanía está bien definido. Incluso la subordinación a una Nación más poderosa como EEUU supone un poder: el poder de elección. Héctor replica que tiene menos potencia política, menos soberanía, quien tiene en su país varias bases militares de una potencia extranjera, que el país que controla esas bases militares. Incluso Héctor duda de la capacidad de maniobra política del estado débil en relación al fuerte. Pedro insiste en que la subordinación no implica la desaparición de la soberanía. Además, se pregunta si los Estados ya no son sujetos políticos, ¿desde qué plataforma política hablamos? Héctor insiste en que esto ha cambiado completamente desde la caída de la URSS y ya no podemos entender la soberanía en los términos clásicos. 

De vuelta al caso concreto de Cataluña, Pedro ahora se pregunta quién establece el censo para el plebiscito de Cataluña y pasa a exponer los problemas que generaría la elaboración de dicho censo. Héctor opina que si por prudencia política el Estado tuviera que recurrir al plebiscito para resolver este problema, se encontrarían fórmulas para pactar quién puede votar. Héctor cree que estamos en una especie de «retroalimentación de unos negando y vendiendo el Estado, y los otros diciendo que para que lo vendáis vosotros cojo mi parte y lo vendo yo». Héctor afirma que la independencia de Cataluña no es viable y no se llevará a cabo aunque el Estado ratificara el derecho a decidir. Pedro replica que si se concede el plebiscito, se ha perdido la soberanía sobre ese territorio. También se pregunta de dónde sale ese derecho de Cataluña. Héctor insiste en que si las circunstancias obligaran, el derecho saldría de la necesidad. Pedro insiste en que es absurdo otorgarles un derecho que les da una soberanía que es la que se decide cabalmente en el plebiscito. No hay acuerdo tampoco en este asunto.

Algunos independentistas plantean la disolución de los Estados-nación en la llamada «Europa de los pueblos». Pedro insiste en que ellos no quieren eso sino un Estado dentro de Europa («la Europa de los Estados»). Para nuestro tertuliano ahí tenemos otra prueba de que el Estado-nación sigue mostrando músculo. Héctor cree que ese planteamiento clásico, el de la Europa de los pueblos, que tuvo lugar en los últimos decenios del pasado siglo, ya ha quedado superado. «El problema es Berlín», son las palabras del líder nacionalista Beiras que recuerda Héctor, que ve las alianzas a otras escalas, incluida la de Iberoamérica.  




Descargue el archivo desde Google Drive.

*Grabado el martes 27 de junio de 2017.

jueves, 18 de mayo de 2017

Radio Materialista - Episodio 47 (Presentación del libro «Los ingenieros de Franco»).

Nuevo episodio de Radio Materialista. En este episodio les ofrecemos la presentación del libro «Los ingenieros de Franco» de Lino Camprubí. Esta presentación tuvo lugar el miércoles 17 de mayo de 2017 en la «Casa de la Ciencia» de Sevilla. Intervinieron Lino Camprubí y Antonio Miguel Bernal. Moderó Juan Luis Pavón.

Debido a ciertos problemas técnicos los primeros minutos del coloquio no se escuchan con la calidad deseada, aunque -y esto es lo principal- las voces son inteligibles. No obstante, la calidad del sonido mejora bastante a partir del minuto 21:22 que es cuando empezamos a utilizar la grabadora semiprofesional. Disculpen los imponderables.

Empieza la presentación del libro el historiador económico Antonio Miguel Bernal. Cuando Lino se puso en contacto con él, Antonio no conocía a Lino pero le entusiasmó mucho su currículum. Así que accedió a leer su libro y quedó gratamente sorprendido por la rigurosidad que atesoraban sus páginas. Antonio destaca la originalidad de esta obra al poner en relación el sostenimiento o eutaxia del Estado franquista con la investigación científica y tecnológica. El historiador se deshace en elogios: «Hasta ahora nunca había visto un enfoque tan original y estimulante sobre esta cuestión».
Antonio Miguel Bernal, en un ejercicio de honestidad intelectual, realiza un riguroso repaso del libro de Lino Camprubí capítulo por capítulo, sin dejarse ni una cuestión importante atrás. Lino más tarde en su intervención manifestó su gratitud por la lectura tan atenta que había realizado el ilustre profesor de historia. «El primer capítulo del libro es realmente excepcional», pondera Antonio Miguel. «El segundo capítulo es soberbio, magnífico», continúa el profesor en su loa del libro. «En suma, un libro que no va a pasar ni mucho menos desapercibido», finaliza Antonio Miguel.

Tras la intervención de Lino sobre el comentario inicial de Antonio Miguel Bernal, empieza el turno de preguntas del público.


Descargue el episodio desde Google Drive.

*Grabado el 17/05/2017

lunes, 20 de febrero de 2017

Radio Materialista - Episodio 46 (Ciencias y pseudociencias) Parte II.

Segunda parte del episodio de Radio Materialista sobre las ciencias y las pseudociencias. Estas últimas, al ser un «formato clase negativo», presentan ciertos problemas para operar con una definición solvente. Además, al depender del criterio de determinación y, por lo tanto, no ser una cuestión que se deba abordar exclusivamente desde las ciencias, debemos acudir a la gnoseología. Pero, para complicar aún más la situación, hay diversas gnoseologías que, además, están enfrentadas entre sí. Hoy para abordar este prolijo tema me acompañan tres filósofos muy competentes del Materialismo Filosófico: David Alvargonzález, Íñigo Ongay de Felipe y Miguel Ángel Navarro Crego.
David Alvargonzález recuerda que de las cuatro acepciones del término «ciencia», sólo una es la que nos interesa para abordar el problema de las pseudociencias: la ciencia categorial estricta, la ciencia positiva. David señala que estas ciencias -mejor en plural- se caracterizan porque tienen un conjunto de teoremas apodícticos a su vez coordinados por unos principios. Este sistema de principios y teoremas conforman la ciencia actual. Las pseudociencias entonces se presentarían como ciencias, en el sentido señalado, pero sin serlo. Serían entonces «falsas ciencias». Pero David distingue entre pseudociencias y paraciencias, que no serían «sensu stricto» pseudociencias.
Íñigo Ongay sostiene que la distinción entre ciencia y pseudociencia remite a uno de los problemas clásicos de la gnoseología: «el criterio de demarcación». Y aquí radica el problema principal. ¿Cómo lo establecemos? Íñigo analiza los criterios gnoseológicos de Mario Bunge y cree que carecen del rigor necesario. Íñigo también afirma, en la línea de Alvargonzález, que aplicando la Teoría del Cierre Categorial (TCC) lo que distinguiría una ciencia de una pseudociencia es «la segregación en las ciencias positivas de teoremas que son apodícticos».
Miguel Ángel Navarro destaca que la idea de ciencia no es lisológica, vista desde el pluralismo ontológico y gnoseológico discontinuista del Materialismo Filosófico (MF). Después distingue entre modulaciones «alfa-operatorias» y «beta-operatorias», así como entre los tres géneros de materialidad que no agotan la materia en la corporeidad, en el fisicalismo, para explicar que no es posible tener un solo concepto de ciencia. Y, claro está, esto afectaría también al concepto de pseudociencia. Miguel Ángel también cree importante la distinción de esos saberes que sin tener una estructura cerrada se presentan como ciencias (fundamentalismo científico).  
Dentro de cada campo categorial científico se pueden instalar ciertos saberes paracientíficos o al menos ciertas teorías no probadas. Mario Bunge afirma que la «teoría de las supercuerdas» tiene todas las características de una pseudociencia. Desde el MF algunos filósofos como Javier Pérez Jara han determinado que teorías como la del «Big Bang» son metafísicas. Sin embargo, están instaladas -por así decir- dentro de algunos campos categoriales como la Física. Preguntamos a nuestros invitados si sería adecuado relacionar estas teorías con las pseudociencias.
Nuestros tertulianos creen que en todo caso serían teorías no probadas, conjeturas, hipótesis. En algunos casos serían teorías paracientíficas, a la espera de una verificación. En otros casos serían fraudes -pseudociencias en todo caso- si la intención es embaucar.
Hay una ufología que pretende ser científica para paliar en parte el desprestigio que se ha ganado esta pseudociencia. Algunos ufólogos como los de la agrupación «Aerial Phenomenon Investigations», que está dirigida por Antonio París, ex oficial de contrainteligencia del Ejército de EE.UU. y del Departamento de Defensa, están tratando de otorgarle un estatus científico a la ufología. Y es que esta agrupación no duda en contratar a personal cualificado para las investigaciones como «ex pilotos de la Fuerza Aérea, ingenieros de la NASA, periodistas, ex oficiales de inteligencia militar, maestros, fotógrafos profesionales, y un psicólogo». Cabría preguntarnos si estos intentos de -por así decir- buscar un estatus científico para algunas pseudociencias como la ufología, librarían a estos saberes o pseudosaberes de la etiqueta de pseudociencias.
Para Alvargonzález la cuestión de si algo es científico o no, tiene mucho que ver con el método científico. Pero tampoco se puede confiar todo al método. Así lo explica David: «El mero hecho que se utilicen métodos estadísticos, métodos cualitativos, métodos empíricos o que se utilicen matemáticas; esos son rasgos que tienen algunas ciencias en mayor o menor medida pero no sirven para distinguir lo que son ciencias de lo que no lo son». En el caso concreto de la ufología, nuestros invitados creen que no sería una ciencia porque aún no tiene un campo propio. Sería en todo caso, como sucede con la astrobiología, «una ciencia que se pretende», pero que carece de campo al no haberse encontrado evidencias de aeronaves de procedencia extraterrestre. Íñigo cree que sucede algo parecido a lo que pasa con la «teología natural» considerada como ciencia. La primera pregunta de la teología natural sería: «An sit Deus». En el caso de la ufología está por ver que existan los extraterrestres y que puedan visitarnos. Miguel Ángel incide en que no se puede clasificar una ciencia sólo por el método, y mucho menos distinguirla de una pseudociencia de esa manera.
Íñigo también realiza una critica al escepticismo. Y es que si se puede realizar una crítica a las pseudociencias será desde las propias categorías científicas, nunca desde el escepticismo. Miguel Ángel advierte que el escepticismo puede conducirnos a un relativimo cultural de tipo anarquista (Feyerabend). Íñigo además apostilla que no se puede ser crítico con las pseudociencias sin ser en cierto modo dogmático «porque los propios criterios de clasificación tienen que estar fundados en algo, fundamentalmente en los resultados de las ciencias del presente», sostiene Íñigo.
Finalmente, nuestros invitados analizan la llamada «ciencia del cambio climático». Muchos científicos y «escépticos» consideran que los «negacionistas» del cambio climático (antrópico) están ubicados en las pseudociencias porque supuestamente estarían negando multitud de pruebas pretendidamente científicas. Sin embargo, nuestros invitados discrepan. David hace un análisis gnoseológico y discute el estatus científico de la climatología porque las causas que influyen sobre el clima no se pueden controlar, ni siquiera se conocen en su integridad, y parte de ellas son de origen extraterrestre. Íñigo y Miguel Ángel continúan en la línea de Alvargonzález y además ven «luchas ideológicas» en este asunto. Íñigo añade que «si el clima es un sistema de caos determinista regulado por ecuaciones caóticas, entonces es que es por principio absolutamente imposible de predecir». Por esta razón, Íñigo afirma que tampoco se podría ser escéptico en este punto.



Descargue el programa desde Google Drive.

*Grabado el 19 de febrero de 2017.